Caricartoon


Hace quince años empecé a publicar "profesionalmente" en periódicos y revistas. No ha sido nada fácil. Siempre me he considerado "bueno", no sólo como dibujante sino intelectualmente apto para crear ideas y plasmarlas. Hablo de ser competitivo entre la élite, si es que tal cosa existe. Y siempre he pensado que la oportunidad de un sueldo decoroso es un buen aliciente para ir progresando desde la comodidad de lo económico.
Pues bien, en quince años no se me ha presentado esa oportunidad. He trabajado en la calle como caricaturista. Dibujé a miles de personas por 30 pesos, y no sé que hayan hecho con sus dibujos. Me he subido al metro a vender separadores de mi autoría, al módico precio de la aportación voluntaria y muchas cosas más, con tal de ganarme la vida haciendo lo que más me gusta y más amo.
Hoy en día, con el apoyo de mi hermosa novia, Rebeca, nos hemos dado a la tarea de sostener un local donde vendemos mis caricaturas y las estampamos en productos como tazas, playeras, mouse pads, baberos, rompecabezas, etcétera. Todos los trabajos son personalizados y la idea del proyecto es que los clientes obtengan su propia caricatura pero a un nivel de detalle muy superior al que se obtiene en la calle, sin menospreciar, por supuesto. Es un proyecto complejo, porque hay que mantener un montón de gastos (luz, renta, agua, teléfono, internet, etcétera), y de pronto puede parecer incompatible la idea de que el arte se desarrolle empresarialmente. Una caricatura como la que les muestro a continuación me lleva todo un día en hacerla, por eso el costo es elevado (cuesta $1,500 por dos personas y $900 por una). Yo pienso que debe valer más, pero entiendo la situación del país, tanto cultural como económicamente. Hasta el día de hoy Caricartoon se mantiene y me hace sentir orgulloso que como en quince años la montaña no ha venido hacia mi, he tenido que acercarme a la montaña.


1 comentario:

EFSC dijo...

Podrias comentar donde se encuentra Caricartoon. Posiblemente la dirección este publicada en tu blog, disculpa que por mera flojera no la busque.

Saludos cordiales desde la Cd. de México.