Elvira, Mistress of the dark



Estaba cumpliendo con un compromiso y cuando regresé vi una llamada perdida del periódico. Me alarmé por no haber estado en la jugada y por mi poco profesionalismo. ¡Cómo no cargaba el celular! Me traté de comunicar y nadie contestaba. Pensé que ya se habían ido. Y la sangre se me subió a la cabeza y mi pobre novia padeció los estragos de mis desplantes. Poco a poco se estabilizó mi nivel de adrenalina y volví a marcar.
Entonces sí me contestaron y una sonrisa se iluminó en nuestros rostros. Me dijeron que tenía que hacer a Elvira la vampira. No sabía nada de ella. Me documenté y me cayó muy bien este personaje que me parece llega a rayar en lo kitsch. La verdad es que estaba ávido de publicar en el periódico, de modo que mi gozo en el proceso de esta caricatura fue enorme.
Apareció publicada el 19 de abril. Si quieres leer un poco sobre ella, dale aquí.

La hice con acrílicos, por cierto.

¿Compu o Brocha?

Desde hace meses me quise dar tiempo de escribir esto. El problema era que no tenía internet en mi casa porque estuve administrando mis pocos centavos a cuentagotas. Hoy, por fin, después de muchas carencias y algunas avaricias, he decidido invertir en este indispensable recurso.

Mi amigo Román, el monero rockabilly, me ha preguntado que si que prefiero, brocha o compu. Y la respuesta para mi es contundente: brocha. Jamás el archivo será tan encantador como el pliego de papel, lienzo de tela o cualquier superficie que haya adquirido vida gracias a la habilidad de un "artista" (palabra que cada vez que uso me llena de desconcierto).


La compu:

Con los programas como el photoshop, el corel painter y otros, se pueden hacer trabajos impresionantes. Uno puede incluir efectos imposibles, correcciones salvadoras, calidades fotográficas y texturas inimaginables con sólo tener cierto conocimiento de las herramientas del programa y una tableta digital.
El gran problema de este artificio consiste en que jamás dejará de ser virtual. Incluso si vamos a la imprenta a que nos hagan un tabloide, esa impresión seguirá siendo objeto de la maquila. Por fortuna, la pintura digital nunca dejará de mostrar los talentos o las vergüenzas de los "artistas" (ojalá hubiera letras más pequeñas que las minúsculas).


La brocha:

No se refiere a sumergirse albureramente en cualquier humedad, sino al elemento que permite recrear cualquier imaginación a partir de grandiosos picmentos. Puede ser gorda o delgada. Si es el segundo caso, recibe también el nombre de pincel, que se oye más bonito pero menos chistoso.
El pincel es hermoso. Espigado y esbelto. Con una abundante cabellera que no puedo dejar de envidiar. El pincel es dócil y honesto. Si careces de capacidad te lo dice con absoluta franqueza, y si algún talento posees, lo expresa con la ternura de cualquier silencio sonriente. No hay punto de comparación, la obra original es la vorágine de sentimientos y pensamientos colapsados en un pedazo de algo para representar lo inexpresable en la realidad. Es todo una experiencia enfrentarse en una batalla con cuartel al universo de posibilidades de la hoja en blanco. Son muchas las veces en las que nos toca perder frente al papel, pero entonces debemos buscar un nuevo rival y desquitarnos con mejores trazos. Con el tiempo, llegamos a un punto en el que las derrotas se van haciendo menos frecuentes y podemos sentirnos seguros aunque no satisfechos de nuestra capacidad y estilo.
El encanto de dibujo o la pintura original radica en que queda impregnada una mayor dosis de espíritu sobre la obra. Al ver el cuadro de nueva cuenta nos percatamos de las vicisitudes que atravesó el autor para salir victorioso. Los colores, los errores, los aciertos y demás acrobacias plásticas son perceptibles sin el maquillaje del retoque digital. Es el verdadero autor, con sus fallas y sus capacidades el que se muestra desnudo ante el ojo de espectador. Exponerse ante el otro con el trabajo original es brindarse con la honestidad del argumento artístico. No hay punto de comparación: la compu derrocha astucias fingidas, mientras brocha sólo es lo que tiene que ser...

Yo:

Actualmente he tenido que hacer muchos caricaturas para publicaciones en la compu porque el tiempo es escaso y poco rendidor. Sobre todo lo he tenido que hacer así en las publicaciones, primero porque a los editores les gusta más, y segundo porque es más rápido y seguro hacerlo así.
Sin embargo, actualmente mi novia y yo hemos desarrollado un hermoso proyecto que se llama Caricartoon. Consiste en que los interesados se ponen en contacto con nosotros vía facebook o correo electrónico y yo me encargo de hacerles su caricatura original. Creamos varias versiones, desde sencillas hasta muy elaboradas y a cada una le hemos dado un nombre. Hay versión Relax, Light, Heavy y Deluxe. Hasta el día de hoy, todos los encargos han sido locales, y no nos podemos quejar, porque nos ha ido muy bien. El punto es que me es imposible dejar de dibujar a mano y puño limpios entre otras muchas cosas gracias a este proyecto. Tenemos la intención de ampliarlo a toda la república mexicana, pero sabemos también que no es fácil, porque la gente no confía y porque además tendrían que pagar un costo adicional por el envío. De cualquier modo lo hemos hecho con la mejor de las intenciones y cada encargo ha sido igual de especial. Lo primero que buscamos es que el retratado se parezca y que se sienta contento con su adquisición.

Otra del baúl



El boceto elaborado con corel painter



El cácaro terminado igualmente y retocado igualmente en painter. Está caracterizado como el más clásico de los Nosferatus.

Chat Roulette



Para los que no tienen nada que hacer, se ha creado este chat donde aleatoriamente te toca platicar (si se dejan) con alguien de cualquier parte del mundo. Si quieres curiosear y ver con qué te topas, visita www.chatroulette.com
Si quieres leer el texto que fue ilustrado con esta imagen, entonces mejor dale click aquí. Apareció el lunes 5 de abril en Milenio diario.

Yamamoto



Lo hice hace tiempo para una clase de historietismo y me lo encontré arrumbado en un triste rincón de mi PC. Me parece que era mejor sacarlo del olvido de esa tumba.