Tzitzimitl




















Esta imagen la disfruté enormemente. Visité el Museo del Templo Mayor para dibujar la figura de un guerrero azteca que está (o estaba) en una exposición temporal. Me comentó una amiga de la universidad que esa escultura en cera tenía el atuendo y la apariencia semejante a la de un guerrero azteca real. Efectivamente, la idea era lograr una aproximación a la realidad.
Sin embargo, una de las notas decía que ese guerrero era uno de los que mayor temor le causó a los españoles. Pero a mí francamente la imagen me pareció poco impactante. El rostro del personaje quería parecer agresivo o imponente pero no alcanzaba el cometido. Ni siquiera creo que tuviera rasgos prehispánicos. Algo había de mestizo en aquello.
Entonces me puse a copiar la imagen. Alteré algunos rasgos y me fui contento porque al menos supe qué nombre recibía este guerrero y cómo se vestía. Después pensé en cómo en otros países retoman a sus héroes o a sus antepasados y los magnifican y los pintan como grandiosos seres invencibles. Pensé, por ejemplo, que la famosa batalla de las Termópilas ni siquiera es seguro que se haya desarrollado tal y como nos la narraron los griegos. Probablemente se magnificó la gloria de Leónidas. Y así hay muchos ejemplos en la historia.
Y seguí pensando: ¿Por qué nos representamos así? ¿Acaso somos muy sinceros? La verdad no lo creo... Así que decidí: Haré un guerrero de verdad. Casi no he visto dibujos de personajes aztecas con características verdaderamente heroicas, así que yo trataré de hacerlo. Tomé la imagen original y le exageré la postura, el semblante y respeté la indumentaria. Y este fue el resultado. Ojalá a alguien le guste ...

Revista Metapolítica




















Esta caricatura de humor está actualmente en el último número de la revista Metapolìtica. La elaboré hace aproximadamente mes y medio, pero no quería subirla hasta que saliera a la luz la publicación. Aquí la tienen.

Cácaro




















Me parece que este es el cácaro del mes de agosto, de la revista Cinepremiere. Para que vean que sí andaba ocupado.

Edith González




















Ya tenía un ratote que no publicaba en Milenio. Es este espacio el que más estimo de todos, porque es un medio que brinda proyección y porque detrás de mi presencia en ese espacio hay mucha historia. El caso es que afortunadamente publiqué el domingo 30 de agosto esta imagen que tuve que hacer en una mañana.