Por fin!




















Bueno, me estoy reponiendo del estado de animo quebrantado. El lunes 9 de febrero, después de casi un mes, he vuelto a publicar algo en Milenio. La verdad es que ya no es tanto el ego como el bolsillo el que me desconsuela.
Me encargaron a Mariska Hartigay, protagonista de la serie La ley y el orden. Me gustó el acabado pero definitivamente cometí el error de hacerla más guapa y más joven de lo que realmente es. No sé por qué tengo ese vicio. Tal vez así las quiero ver.

2 comentarios:

ironiadelirium dijo...

Lo que dices me recuerda el problema existencial que José Saramago plantea en su libro "Manual de Caligrafia y pintura" tal vez deberías leerlo.

A mi me gusto la caricatura de Mariska Hartigay, (y me encanta La ley y el orden), pero si es verdad que la haz hecho más bella y joven de lo que es.

saludos!!

Sad Cecile dijo...

Es algo que NUNCA harás con Elba Esther Gordillo, de eso estoy segura!
Besos!