No todo es caricatura




















Me encuentro en la tierra donde no nací pero sí donde viví mis primeros años y donde estoy a punto de regresar. Villahermosa, la tierra del Edén, dicen. Como tuve un poco de tiempo libre, me dispuse a pintar esta pantera que le obsequié a mi familia y que está montada en la pared de nuestra casa. Es una pintura grande, comparada con lo que he hecho regularmente: 60 X 90 cms. sobre tela.
En vivo se ve mucho mejor, porque supongo que o no supe tomar la foto o la cámara que usé no es la ideal para estos efectos. Como sea les dejo la imagen a su consideración.

Chucho Salinas




















En los años setentas y ochentas, este comediante mexicano hizo gala de un humor político fino y sutil en la televisión mexicana. Se trata de uno de esos artistas que el tiempo ha dejado en el olvido de las nuevas generaciones, sin embargo, su trasecendencia consiste en haber dado la pauta para que la televisión mexicana se abriera a contenidos más críticos. Fue, al menos, un primer paso. Esta caricatura apareció el 29 de diciembre en Milenio diario y está hecha digitalmente.

ILustración II

,














Ilustración aparecida en la misma revista y en la misma sección pero en un número distinto. La imagen está digitalizada en el mismo programa.
La idea de esta sección que llevo ya más de tres años ilustrando es la de responder a las preguntas de los lectores acerca de las películas que son de su interés. Quién responde es un personaje que se llama Eulalio, alias "El Cácaro". Es él precisamente el que aparece en todas las imágenes caracterizado de diversas formas.

ILustración




















Ilustración digitalizada en photoshop. Apareció en la revista Cinepremiere en la sección de cajón que lleva por nombre El Cácaro.

HUMOR 3




















Como mencioné anteriormente, soy enemigo de las explicaciones orales y escritas de los cartones. Más aún de los "letreritos". Les dejo esta última imagen que lleva por título "Gato negro".

HUMOR 2




















Esta apareció en la revista ONEXPO. Como les decía, no me gusta retratar al elemento específico. En lugar de haber puesto un detective pude haber puesto un AFI, y en la guarida de las ratas pude haber puesto un letrero que dijera delincuencia, narco, o lo que se les ocurra. Pero para mi esa no es la forma de hacer humor. Hay que dejar que el espectador reflexione, interprete y relacione por su propia cuenta. De hecho, las caricaturas que están llenas de letreritos me parecen las peores, porque lo único que queda plasmada es la incapacidad del autor para usar las imágenes a su servicio y no verse domeñado por éstas. Eso es tener capacidad de síntesis en el dibujo y en la idea.

HUMOR 1




















Me complace la idea de considerarme caricaturista en toda la extensión del término. Hago desde caricaturas de personajes hasta cartones editoriales de política, humor erótico, humor blanco, etcétera. Desgraciadamente, el mejor estímulo para crear ideas humorísticas es tener un espacio donde publicarlas, cosa que no siempre sucede, al menos no con la frecuencia que uno desearía.
En este blog les he compartido muchas caricaturas de personajes, y de vez en cuando he subido algunas caricaturas de humor. Debo reconocer que he encontrado en las caricaturas de personajes un gusto enorme y particular, sin embargo, no quiero, ni debo, ni pretendo abandonar el humor, porque también me fascina. Pero debo hacer la aclaración que para mí, la verdadera muestra de creatividad y capacidad humorística se encuentra en la habilidad de retratar temas de índole general. Esto es: Hablar del conjunto social y no tanto del individuo político, porque se suele caer en lugares comunes y a estas alturas de la historia eso resulta soso.
De modo que les comparto esta caricatura que apareció en la revista METAPOLíTICA.

Parménides García Saldaña




















Desconocía la existencia de este personaje del periodismo más underground. Me habló Tacho, carictaurista que ya hace las veces de coeditor en el Milenio y me dijo que hiciera al susodicho. Y el nombrecito no me sonaba en lo más mínimo, así que opté por no hacérmelas de muy sabelotodo y mejor le pregunté: "¿Y quién es ese guey?". Y ya me explicó a grandes rasgos. Así que investigué y conocí a un rockero de corazón, que escribió artículos en algunos periódicos mexicanos acerca su pasión musical. Murió de una pulmonía mal cuidada, pero eso sí, con sus siete copas encima. En fin, coherente hata la muerte, dio su último suspiro al son de: sexo, drogas y rock and roll. Ahí se los dejo, salió publicado el domingo 14 de diciembre en Milenio diario, por supuesto. Por cierto: me hablaron el viernes a las siete y media. La entrega era para el día siguiente. Me tardé como tres horas y media. Buen tiempo ¿no?
Tengo dos imágenes terminadas que no les puedo compartir aún porque no han salido publicadas y no creo que sea correcto anticiparme a ello. Pero les platico que una es un cartón de humor para la revista Metapolítica. La otra, es la portada de la revista Extrem Secure, en la que hice a un robot con cara de humano y quedó bastante bien. Ya lo verán...

¡VENDIDO!





















No hay plazo que no se cumpla y afortunadamente muchos mostraron interés en mi trabajo y tendrán su respectiva litografía de mi obra. A todos muchas gracias, porque si bien esta actividad la realizo porque es lo que más me gusta hacer en la vida (bueno, por ahí empata con otra cosa), lo cierto es que son ustedes, los espectadores, quienes le brindan relevancia y trascendencia al trabajo. Sin ustedes, cada dibujo es como el fruto de un árbol que no tiene recolector.

Me siento contento porque en esta experiencia he aprendido que hay gente que aprecia la caricatura, pero más aún, aprecian mis caricaturas, lo cual, debo mencionar, me llena de satisfacción para seguirme esforzándo en esta actividad tan hermosa pero al mismo tiempo tan complicada. La imagen que les presento a continuación, es la adquisición de un muy buen amigo que me encargó a este Guillermo del Toro porque admira su trabajo. Él me pidió que le hiciera el original y se lo vendiera. Así lo hice y el día miércoles me dispuse a entregarle el material. Ya no tengo ese original pero me dio mucho gusto que alguien que valora mi trabajo tenga en la pared de su casa un dibujo mío y que lo presuma a sus familiares y amigos. Es sin duda muy halagador.

En fin, seguimos viéndonos por estos lares.